Colchones de Cuna

Información y consejos para comprar un colchón de cuna

Cuando vamos a ser mamás o papás nos enfrentamos a muchas decisiones importantes que condicionarán la salud y el bienestar de nuestro pequeño, y se nos plantean muchas dudas y muchos retos. La elección de un buen colchón de cuna es una de las más relevantes, pues los primeros meses de vida y hasta los dos años, los bebés pasan gran parte del tiempo durmiendo. Durante el descanso no sólo cogen fuerzas y se desarrollan correctamente, sino que además durante esas horas de sueño desarrollan su sistema cognitivo y neuronal, que es el que permitirá que el bebé tenga también un correcto desarrollo intelectual y cognitivo. Por todo esto, escoger un colchón de cuna higiénico, confortable y completamente saludable para el bebé debe ser una prioridad para sus padres, ya que la salud va más allá de una cuna bonita o un cochecito moderno.

¿QUÉ NECESITA MI BEBÉ PARA DORMIR BIEN?

Antes de entrar en detalles, a continuación te explicamos brevemente cuáles son los puntos más importantes para que un bebé descanse bien:

  • Un colchón saludable, higiénico, transpirable y de buena firmeza que garantice su confort y un sueño reparador. Hay que evitar en cualquier caso un colchón de cuna ya utilizado o un colchón viejo, así como cualquier colchón que no ofrezca certificados y garantías de calidad europeas.
  • Ropa de cama y pijama de materiales naturales, transpirables y suaves. Lo mejor es el algodón 100%.
  • Una habitación limpia, aireada y ordenada. Los ácaros son uno de los principales causantes de alergias y problemas respiratorios en los más pequeños.
  • Una buena rutina de sueño que acostumbre al bebé a dormir las horas que le corresponden en su propia cuna.

 

 ¿QUÉ DEBE OFRECER UN BUEN COLCHÓN DE CUNA?

Como resumen estableceremos una serie de premisas fundamentales que debemos exigirle al colchón de cuna que va a utilizar nuestro pequeño, como:

  • Que sea un colchón nuevo, pues los colchones usados traen consigo bacterias y ácaros que a simple vista no se perciben.
  • Que sea un colchón lo más higiénico y transpirable posible, tanto su núcleo como su tejido.
  • Que aporte una buena firmeza y al mismo tiempo resulte confortable.
  • Que esté fabricado en España o en un país europeo.
  • Que disponga de certificados y tratamientos que lo garanticen y avalen.

 

¿Y CUÁL ES EL MEJOR COLCHÓN DE CUNA?

En el mercado existen diversas gamas y composiciones en los colchones de cuna, pero no todas cumplen con los requisitos mínimos que pueden exigirse para nuestros pequeños, por eso es importante distinguirlos. Básicamente, por organizarse las ideas de forma práctica, vale la pena diferenciar tres gamas o categorías de colchones de cuna: los que hay que descartar porque no cumplen los parámetros necesarios que garantizan que el colchón es saludable para el bebé, los que están bien y son recomendados para un uso habitual, y en tercer lugar los colchones de cuna más exigentes y de calidades superiores, como el Babykeeper, que garantizan con creces los beneficios del colchón, pero que son un poco más caros de lo habitual. Analicemos cada caso:

Colchones que hay que descartar:

  • Colchones de cuna usados, de segunda mano o heredados de familiares o hermanos mayores. Es increíble la cantidad de bacterias y ácaros que puede acumular un colchón con el uso y con el tiempo, por muy bien conservado que parezca que está, y como hemos explicado, los bebés son más sensibles a estos bichitos.
  • Colchones de cuna no europeos o sin etiquetado. Existen grandes almacenes y marcas que comercializan en nuestro país colchones de cuna fabricados en países asiáticos sin ningún control sanitario o con controles de calidad muy poco exigentes. Te recomendamos que desconfíes de aquellos colchones que no indican dónde han sido fabricados y que no especifican los certificados fundamentales que debe tener un colchón de cuna, como el certificado Oeko-Tex.
  • Colchones de cuna excesivamente económicos. Si un colchón de cuna que cuesta casi lo mismo que un juego de sábanas, es por algo… Debes de desconfiar de esas tentadoras promociones, pues si valen ese precio es por algo. Ese tipo de colchones generalmente ofrecen esos precios porque están formados internamente por espumas de bajas calidades y acolchados en tejidos básicos, sin ningún tipo de control sanitario.
  • Colchones de cuna blandos. Hay que evitar los colchones muy mullidos, pues los bebés necesitan un soporte rígido y confortable que garantice la correcta postura del cuerpo y evite el hundimiento de éstos, para evitar posibles ahogamientos y facilitar su respiración.
  • Colchones de materiales adaptables de densidades muy elevadas. Algunos fabricantes utilizan argumentos comerciales basados en la alta densidad y la alta adaptabilidad de los colchones para convencer de que son mejores. Sin embargo, los colchones viscoelásticos de densidades excesivas, por norma general, no son la opción más saludable para una persona adulta, y aún menos para un bebé. Cuando los bebés babean durante la noche emiten una serie de flujos ácidos orgánicos que al entrar en contacto con materiales de alta composición química como puede ser el viscoelástico de alta densidad, pueden llegar a producir reacciones como la hidrólisis provocando la emisión de vapores que son tóxicos para los bebés lactantes.

Colchones acertados:

  • Cualquier colchón de cuna nuevo, fabricado  en España, que aporte firmeza y confort, y disponga de los certificados correspondientes es, a priori, una buena opción para tu bebé. Dentro de éstos existen un gran abanico de posibilidades, marcas y composiciones entre las que destacan los colchones de cuna de espuma, los colchones de cuna de muelles, los colchones de cuna de látex o los colchones de cuna viscoelásticos. Los colchones de látex pueden dar problemas de alergias y no ofrecen una buena transpiración, por lo que no los recomendamos.
  • Los colchones de cuna de espuma son los más habituales, y suelen ofrecer un descanso higiénico pero muchas veces los tejidos son sencillos o el confort no es el más adecuado. Aquí hay que valorar que la espuma sea de calidad, que el tacto se agradable y el tejido ofrezca unas buenas propiedades. La densidad de la espuma debe ser de al menos 25 Kg/m3.
  • Los colchones de cuna de muelles aportan un descanso muy transpirable e higiénico, pero tienden a resultar un poco toscos y el grado de confort no es siempre el adecuado, aunque depende de gamas y marcas.
  • Los colchones de cuna viscoelásticos son también una buena opción siempre que el viscoelástico utilizado sea de tipo “suave”, pues tal y como comentábamos la viscoelástica de alta densidad puede resultar nociva para los bebés.

Los mejores colchones de cuna:

  • Al igual que los más pequeños necesitan alimentarse de leche en polvo especial, limpiarse con unas toallitas delicadas y recibir unos cuidados especiales, distintos a los de los adultos o los niños de edades más avanzadas, en colchonesdecuna.com creemos que los colchones de cuna deben ser igual de exigentes, por todas las horas que el bebé va a pasar durmiendo y por lo relevante que es su descanso para un buen desarrollo. Por ello, consideramos que los mejores colchones de cuna son aquellos que están certificados como colchones de cuna sanitarios, con sus rigurosos estudios y controles de calidad, su composición especial y sus exigentes certificaciones. El precio puede ser un poco superior a los de los demás pero la tranquiladad que te ofrece un colchón de cuna como el Babykeeper no te la puede ofrecer nadie más. Os adjuntamos un vídeo sobre las ventajas del colchón Babykeeper. Si queréis adquirirlo podéis hacerlo a través de nuestra tienda online o incluso en muchas farmacias.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.